Power Street Theatre, el aclamado colectivo multicultural y multidisciplinario de Filadelfia, está desarrollando “Silueta”, su primera pieza de teatro musical, sobre las vidas entrelazadas de los inmigrantes latinos y los refugiados árabes del norte de Filadelfia.

Con el fin de darle forma al proyecto en base a las sugerencias del público, la compañía está ofreciendo una mirada virtual de su trabajo en desarrollo durante toda esta semana. Los boletos están disponibles en la modalidad “paga cuánto desee”.

La vista previa de dos horas, llamada “Silueta a New Musical”, dirigida por Rebecca Aparicio, incluye cinco números musicales y diálogos bilingües en inglés y español o árabe. Fue filmado a través de Zoom, con miembros del elenco dispersos en cinco estados de los Estados Unidos.

Iniciado a principios de 2019, el intenso y poderoso musical cuenta la historia de Dinora (Daniele Hager), una inmigrante cubana que fue enviada por su madre a los Estados Unidos y se encuentra compartiendo apartamento con Khalilah (Angel Alzeidan), una estudiante internacional de Siria, después de romper 20 años de matrimonio con un marido negligente.

Sus vidas se entrelazan dentro de un apartamento estudio en el norte de Filadelfia, donde comparten sus luchas presentes y pasadas para encontrar significado, alegría y pertenencia fuera de casa.

La historia tiene lugar en 2016, durante un momento político en el que el sentimiento y la retórica antiinmigrantes se había apoderado de las elecciones presidenciales. En asuntos internacionales, las restricciones del embargo se levantaban en Cuba y la guerra civil siria se intensificaba. El libreto y la letra musicales son de Erlina Ortiz, con música y letras de Robi Hager.

Ortiz dijo que sus experiencias como migrante dominicana se reflejan en la pieza musical.

“Me conmovió la vida y el legado de la artista cubana Ana Mendieta, nuestras tradiciones de santería, lo que se necesita para asimilarse en los Estados Unidos”, dijo. “Entonces, escribí sobre cómo la memoria, los antepasados y las noticias, las malas noticias, influyen en nuestras decisiones de vida”.

Ortiz dijo que la producción dio la oportunidad a los creadores de resaltar las relaciones entre las comunidades árabes musulmanas y latinas del norte de Filadelfia, y llevar sus diferencias y puntos comunes a la palestra de las discusiones locales sobre inmigración.

“Encontrar un lugar después de que te arrancaron de tu lugar es una experiencia común para estas comunidades, por lo que consideramos importante cerrar la brecha, saber qué hace que cada caso sea diferente al de los demás”.

Como parte del desarrollo de la producción, Power Street organizó un círculo de historias en inglés, español y árabe para escuchar a los residentes del norte de Filadelfia que habrían estado navegando experiencias de inmigración y representación en la ciudad.

Gabriela Sánchez, la directora creativa del proyecto, dijo que la compañía había querido producir “Silueta” para su décimo aniversario el próximo año, pero retrasó la fecha de lanzamiento y presentó la vista previa de manera virtual debido a los desafíos de la pandemia.

Ella espera que el musical, con un elenco y un equipo creativo no blanco, se convierta en un ejemplo de narrativas diversas en el teatro, una industria con muy pocas personas racializadas delante y detrás de las bambalinas. “No se trata solo de hacer el trabajo, sino del proceso de preservar nuestras historias”.

El programa tiene como objetivo crear conversaciones sobre las relaciones entre los inmigrantes de Filadelfia y cómo la música construye un sentido de comunidad para estas poblaciones, dijo Sánchez. Power Street Theatre espera presentar la producción en vivo en el norte de Filadelfia en los próximos dos años.

La vista previa se puede reproducir en línea hasta el domingo, 18 de julio, a las 11:00 p.m. La compañía invita a los espectadores a compartir sus comentarios con el equipo creativo. Los boletos están disponibles en EventBrite.