Hemos tenido que esperar antes de ver la más reciente producción de Lin-Manuel Miranda y junto a la dramaturga nacida en Filadelfia, Quiara Alegría Hudes: la adaptación a la pantalla grande de su musical, In the Heights, ganador de un premio Tony.

El estreno de la película se retrasó un año por la pandemia. Finalmente se estrena el viernes, 11 de junio de 2021, en cines y por HBO Max.

Y, como señala Miranda, también ha pasado medio siglo desde el estreno de la última película musical de gran éxito sobre latinos en Estados: West Side Story. El remake del musical de Steven Spielberg de 1961, West Side Story, se estrenará en los cines en diciembre.

In the Heights, dirigida por Jon M. Chu (quien dirigió Crazy Rich Asians) está basada en el musical ganador de un premio Tony en 2008, con la música y letras de Miranda y un libro de Hudes, quien también fue la guionista de la película.

Su historia tiene lugar en el barrio predominantemente dominicano de Washington Heights, en la ciudad de Nueva York, en el transcurso de tres días de verano muy calurosos. Usnavi, el dueño de una bodega interpretado por Anthony Ramos, se encuentra en un momento decisivo de su vida, con sentimientos encontrados acerca de cerrar el negocio y regresar a la República Dominicana, después de heredar una fortuna de la figura materna del vecindario.

Miranda, quien coprodujo la película, dijo que la trayectoria de su vida es inseparable de la de In the Heights, que incluye recuerdos de su infancia y experiencias familiares al crecer en Washington Heights en la década de 1980.

La película es una carta de amor a la esencia y el sentido de pertenencia del vibrante vecindario, donde las personas se apoyan unas en otras mientras sueñan en grande y luchan contra la gentrificación y el racismo ambiental.

Miranda dijo que ve su pequeño papel, siendo el piragüero del vecindario, como “una carta de amor a mi abuelo Wisin”, quien murió poco después de la inauguración de In the Heights en Broadway.

“Estoy usando todas sus [cosas] en la película. Llevo sus e’pejuelo colgando del cuello. (...) Estoy usando mis calcetines enrollados. Cuando mi esposa vio mi disfraz de piragüero, dijo: ‘¿Te dejaron usar los cargo shorts de tu abuelo para la película?’“.

In the Heights también representa “gran parte del ADN” de Filadelfia, según Miranda, gracias a “su compatriota Quiara Hudes”, ganadora del premio Pulitzer por su libro de drama Water by the Spoonful.

“Ella se basó en sus primos, su familia y su comunidad para escribir esto. No es autobiográfico, pero hay tantos detalles que se extraen de mi vida, de la vida de Quiara”, dijo Miranda.

Comparado con su gran éxito, Hamilton, Miranda dijo que In the Heights es un trabajo más personal, que también sirve como “un gigantesco recordatorio de que somos la próxima historia estadounidense y todos venimos de todas partes”.

Lo próximo en medio de las aperturas

Para los productores, el retraso causado por la pandemia hace que el estreno de la película sea más conmovedor. “Me siento muy bien con la película que se estrena ahora”, dijo Hudes. “Acabo de abrazar a mi madre de manera segura por primera vez en más de un año. (...) Fue una angustia para ella no abrazar a sus nietos de manera segura.”

“En esta película, la gente se reúne en la casa de la abuela, juegan chalupa, al bingo. Se están reuniendo en el callejón trasero para bailar en el día más caluroso, porque el aire acondicionado está roto. Están en la piscina comunitaria y tienen una fiesta de baile en el club nocturno. Nos recordará lo que es, porque creo sinceramente que lo hemos olvidado, estar juntos en un espacio con tus vecinos, con tus amigos“.

Hudes, quien es de West Philly y ahora vive en Washington Heights, dijo que crecer en una ciudad muy diversa pero segregada como Filadelfia le dio la visión para crear el arco narrativo de algunos personajes y sus relaciones.

Dijo que Filadelfia le dio forma a cuánto comprende sobre los “muchos muros invisibles que crean separación” en la sociedad estadounidense, que moldeó la relación entre el personaje de la película llamado Nina (actuado por Leslie Grace), una boricua que creció en Washington Heights y es estudiante de primer año en Stanford, y su padre, Kevin Rosario (llevado a cabo por Jimmy Smits), un empresario que se mudó de Puerto Rico a Washington Heights.

“Aunque es Nueva York y estás expuesto a mucha cultura, ella creció, digamos, en una burbuja. Tuvo tanto apoyo y gente que la entiende culturalmente, que es muy extraño para ella llegar de repente a un espacio tan blanco como Stanford“, explicó Hudes.

“Entonces, Nina está teniendo que navegar estos espacios que están segregados y, de alguna manera, no está preparada, porque su papi vino de Puerto Rico a otra comunidad latina y, por lo tanto, él realmente no ha entrado en el mundo blanco de la misma manera que él espera que Nina lo haga“.

La adaptación cinematográfica de In the Heights dura casi dos horas y media, con 24 canciones. Es una película muy enérgica de principio a fin, con pequeños detalles que enfatizan la intención de los realizadores de diseñar una producción para públicos latinos, que resalte las cosas que les traen alegría: el pote de vaselina en la mesita de noche de la abuela Claudia, los fuegos artificiales en la noche, los bordados a mano, y el arte callejero en graffiti por todas partes.

La cantante y actriz mexicana Melissa Barrera interpreta a Vanessa, una peluquera (y la enamorada de Usnavi) que sueña con dejar el cambiante barrio para convertirse en diseñadora de moda y vivir downtown. Dijo que muchos se verán reflejados en Vanessa por su ambición y deseo de hacer realidad sus sueños.

“Salí de Monterrey, mi ciudad natal, para ir a la universidad, porque quería hacer teatro musical y estar en Broadway”, dijo. “Pero, cada vez que vuelvo a visitar a mi mamá y a mis hermanas, pienso: esta es mi casa, esta soy yo, esto es lo que me dio toda la inspiración y el material que necesitaba para construir los sueños en mi cabeza.”

Aunque hoy día Washington Heights tiene una diversidad latina más grande y la mayoría son nacidos en Estados Unidos, In the Heights se enfoca en las experiencias de los inmigrantes de primera generación como una forma de resumir esa experiencia singular pero identificable de los latinos en los Estados Unidos.

Miranda dijo que In the Heights ofrece solo una parte de la diversa experiencia latina, ya que ninguna producción puede abarcar la gama completa de historias. Dijo que la producción celebra el vínculo que existe dentro de todas estas comunidades.

“Hay millones de historias más de dónde vino esto, millones de especificidades que quizás no captamos, y eso está bien”, dijo. “El objetivo es que el próximo musical latino no salga en 50 años”.