En un viaje que nos lleva desde las colinas de San Miguel de Allende hasta la ciudad de Chicago y los desiertos de El Paso, “Half Brothers” es una película que rompe las barreras en los estudios de cine y troncha los estereotipos de los personajes latinos.

Es la historia de Renato, un exitoso ejecutivo mexicano en la industria de la aviación, que se sorprende al descubrir que tiene un medio hermano estadounidense llamado Asher.

Los dos hermanos, muy diferentes, se conocen cuando se ven obligados a hacer un viaje por carretera juntos. El viaje fue ideado por su padre, Flavio, quien les propone recorrer el camino que tomó como inmigrante desde México hacia los Estados Unidos, mientras agonizaba, enfermo de muerte en un hospital.

“Half Brothers” también desafía la percepción de la audiencia sobre la relación entre Estados Unidos y México, invitando a los espectadores a ver con empatía, desde una perspectiva diferente, la experiencia de migración, la lucha de esta familia y los éxitos y logros de una persona migrante.

También es importante destacar que es una producción cinematográfica de los Estados Unidos con actores latinoamericanos en los papeles principales. “Half Brothers” es una película con una visión centrada en los latinos, en tiempos cuando muchos mexicanos y centroamericanos han sido despojados de su dignidad en la frontera. Es una historia que presenta a los migrantes, especialmente a los mexicanos, como padres y madres, como empresarios exitosos, como seres humanos.

Luis Gerardo Méndez interpreta a Renato, el personaje principal, y también es el productor ejecutivo de la película. Dijo que la producción es un experimento, que espera brinde a los espectadores una sensación de alivio al final de lo que considera un año trágico para las familias en ambos países.

“Queríamos crear un vehículo para hablar sobre las diferencias entre mexicanos y estadounidenses pero también para hablar sobre las cosas que nos hacen, en cierto sentido, medio hermanos, porque, al final del día, no somos tan diferentes”, dijo Méndez.

Luis Gerardo Méndez (izquierda) interpreta a Renato y Connor del Rio (derecha) es Asher en la película "Half Brothers", del director estadounidense Luke Greenfield.
John Golden Britt / Focus Features
Luis Gerardo Méndez (izquierda) interpreta a Renato y Connor del Rio (derecha) es Asher en la película "Half Brothers", del director estadounidense Luke Greenfield.

“Half Brothers” comenzó a tomar forma en 2014, cuando el escritor y productor Eduardo Cisneros comenzó a reflexionar sobre diferentes aspectos de su vida, desde su infancia en México hasta su actual situación viviendo en Los Ángeles.

“Estaba analizando lo que estaba pasando en mi vida, siendo un inmigrante”, recordó Cisneros. “Entonces comencé a imaginarme a un padre tratando de explicarles a sus hijos adultos todas las cosas que no podía explicar en su entereza cuando eran niños. Entonces, ahí nació el concepto“.

La película que dura 96 minutos, llena de sarcasmo y drama familiar, muestra a un Renato exitoso, desconsolado y enojado, moldeado por una promesa que su padre nunca cumplió: cuando Flavio se va a buscar trabajo a los Estados Unidos, le promete a su hijo que volverá. Nunca lo hizo, y su ausencia cambia a Renato. En la víspera de la muerte de su padre, Renato viaja a Chicago para verlo, donde conoce a la esposa de su padre y a su medio hermano, Asher, interpretado por Connor del Rio.

Asher es el hermano menor, impredecible y de espíritu libre; bueno de corazón y bien intencionado, pero no es fácil llevarse bien con él. Flavio, el padre, es un hombre quien enfrenta condiciones y circunstancias fuera de su control, quien reconoce haber cometido errores y causar dolor a las personas que amaba.

“Half Brothers” ofrece un retrato más completo sobre las luchas de un inmigrante para abrirse camino en un Estados Unidos que no es necesariamente acogedor. Destaca el amor y la frustración que conlleva ser parte de una familia mixta, moldeada por trauma emocional, promesas rotas y el vivir en dos culturas, idiomas y sociedades. También motiva conversaciones sobre cómo aspectos de clase y poder adquisitivo juegan un papel en los viajes migratorios que algunos realizan entre México y Estados Unidos.

Estudios académicos han encontrado que la mayoría de las producciones de Hollywood han borrado las narrativas latinas y que hay una escasez de latinos tanto frente a las cámaras como trabajando tras bastidores. A veces, los pocos personajes latinos existentes perpetúan estereotipos negativos.

Del Rio, quien es mitad cubano-americano, dijo sentirse muy orgulloso de ser parte de una película que cambia la trayectoria y visión de la producción cinematográfica estadounidense.

“Este tipo de película crea las bases para lo que vendrá después”.

Trabajando un guión completamente bilingüe, el director Luke Greenfield tuvo el desafío de dirigir a los actores en función de sus expresiones faciales y gestos. Aunque Greenfield habla español, nunca había dirigido a nadie en un idioma que no fuera inglés.

“Vivir con esas palabras en inglés durante tanto tiempo y luego cambiar al español, fue realmente interesante”, dijo.

La película es producida por Focus Features, una compañía estadounidense de producción y distribución cinematográfica, propiedad de Comcast a través de Universal Pictures. La producción de la comedia comenzó en julio de 2019 en Nuevo México.

“Esta película trata sobre el perdón”, dijo Greenfield. “No importa lo enojado que estés con tus padres y hermanos, tienes que entender su viaje, tienes que estar en su lugar para verdaderamente entenderlos y entender su perspectiva”.

“Half Brothers” se estrena en los cines de la región del Gran Filadelfia el 4 de diciembre. Se espera que la fecha de transmisión online sea anunciada a finales de diciembre.

El Inquirer

Noticias y reportajes para las comunidades latinas dentro y fuera del Gran Filadelfia. Puede encontrar más contenido en www.elinquirer.com