La artista puertorriqueña Edna Santiago curó esta exposición de arte, para apoyar a la comunidad artística boricua que se vio afectada después del huracán María. Dijo que los profesionales del arte visual no podía encontrar espacio para mostrar su trabajo, hasta ahora.

"Quería fortalecer a los artistas, ayudarlos a sanar, para que toda la comunidad pueda sanar con ellos y su arte", dijo Santiago, de 66 años, residente de Filadelfia desde 2001.

La exhibición cuenta con 27 obras producidas por 18 artistas de Puerto Rico, Filadelfia, Nueva York y Carolina del Norte.

“Nor Wind, Nor Waters” está abierto hasta el 1 de septiembre, desde el mediodía hasta las 5:00 p.m. en Da Vinci Art Alliance, en el 704 de la calle Catharine en Filadelfia.

“Renacer”, por Salomé Cosmique

El performance “Renacer” tuvo lugar la noche de apertura de la exhibición. Cosmique usó hojas de papel para representar, sin palabras, los hitos históricos de la relación entre Puerto Rico y los Estados Unidos. Agachada sobre una lona azul y arrojando arena sobre su cuerpo y la bandera puertorriqueña, la artista colombiana dijo que la actuación criticaba la frecuencia con que estos momentos suelen ser ignorados.

José Oscar Torres ganó una medalla en la 10a Bienal de Arte Contemporáneo de Florencia, Italia, en octubre de 2015, antes de ser desplazado a San Petersburgo, Florida, en noviembre de 2018.
Jesenia De Moya Correa
José Oscar Torres ganó una medalla en la 10a Bienal de Arte Contemporáneo de Florencia, Italia, en octubre de 2015, antes de ser desplazado a San Petersburgo, Florida, en noviembre de 2018.

“Sentado en el insularismo”, por José Oscar Torres

“Sentado en el insularismo” es un trabajo tridimensional de medios mixtos hecho de madera grabada, pintura al óleo, acrílico y alambre de acero, que refleja lo aislados que se sintieron los puertorriqueños después de los huracanes de septiembre de 2017. Con un taladro y pintura en tonos de azul, Torres utilizó técnicas de puntillismo para construir un horizonte que ilustra cómo los isleños suelen sentirse aislados y limitados en territorio.

“Esta pieza analiza esa condición que definió puntualmente la experiencia post-María: la lejanía”.

Gilberto González es un puertorriqueño nacido en Filadelfia que honra a su padre con "Kensington Burning".
Jesenia De Moya Correa
Gilberto González es un puertorriqueño nacido en Filadelfia que honra a su padre con "Kensington Burning".

“Kensington Burning”. por Gilberto González

El activista nacido en Filadelfia recreó un recuerdo de su infancia para la exhibición. Usando pintura al óleo, pastel de aceite y marcadores, González captura el momento en que una fábrica en las calles Cuatro y Ontario se incendió a principios de los años 80. Su pieza rinde homenaje a su padre, Teófilo, quien dejó Puerto Rico para trabajar en granjas comerciales en Nueva Jersey y Michigan, y apoyó el talento artístico de su hijo.

Edward Pérez Pérez posa frente a una de las dos pinturas que exhibe en la exposición.
Jesenia De Moya Correa
Edward Pérez Pérez posa frente a una de las dos pinturas que exhibe en la exposición.

“Regadores de luz”, por Edward Pérez Pérez

“Regadores de luz” es parte de una colección de 28 pinturas, llamada “Revival” (Resurgimiento, en español), que Pérez comenzó a producir tres días después de que el huracán María azotara la isla. Esta pieza es un collage de resina, polvo de cristal y pintura al óleo sobre lienzo, que resalta las dificultades que los isleños sufrieron en su vida diaria, como las interminables líneas para comprar gasolina para los generadores eléctricos. Pérez considera la obra de arte una crítica social, que utiliza la oscuridad como metáfora de la muerte.