Estos son tiempos muy difíciles para los negociantes en la región del Gran Filadelfia.

Se ha ordenado el cierre de decenas de miles de restaurantes, tiendas minoristas y otros negocios. Los empleados han sido obligados a trabajar desde casa, las cadenas de suministro se han interrumpido y los pedidos de mercancías han reducido.

Muchos de mis clientes están cada vez más preocupados por la sostenibilidad de sus negocios en medio de esta pandemia, ya que nadie sabe cuánto durará la situación económica.

Traducido del inglés por Solmaira Valerio, con la edición de Zari Tarazona y Jesenia De Moya Correa. Estas traducciones son una iniciativa de Kensington Voice, como parte del colectivo periodístico Broke in Philly.

Pero, la mayoría sobrevivirá. Esta situación no durará para siempre. Las cosas cambiarán y, creo, se recuperará con firmeza. Pero mientras tanto, si administra un pequeño negocio tiene que hacer todo lo que pueda para acumular el activo más importante que tiene. Y no, no me refiero al papel higiénico. Me refiero al efectivo. Para hacer esto, le pido que tome estas acciones de inmediato:

Obtenga un préstamo de la Small Business Administration

La Small Business Administration ahora ofrece diferentes tipos de préstamos a pequeños negocios. Por lo general, la SBA solo garantiza los préstamos extendidos por bancos autorizados, y el proceso puede tomar un tiempo considerable.

Pero ahora, bajo el programa Economic Injury Disaster Loan, la mayoría de las compañías más pequeñas pueden solicitar un préstamo directamente de la SBA. Los préstamos pueden ser de hasta $2 millones de dólares y tienen atractivas tasas de interés que van del 2.75% al 3.75%.

Los negociantes que tomen estos préstamos tienen un período de hasta 30 años para pagarlo. Debido a que los préstamos son directos, tengo entendido que tanto el proceso de aprobación como los tiempos de respuesta son reducidos para que pueda obtener el efectivo en su cuenta bancaria con bastante rapidez.

Aproveche la llegada de más alivio federal

El Congreso aprobó una ley de rescate económico el viernes, que incluye alivios para esfuerzos de impacto local, relajación de los impuestos sobre la nómina, pagos directos a las personas y disposiciones para los pequeños negocios. El nuevo programa federal, llamado el Plan de Protección de las Pequeñas Empresas, permite que los pequeños negocios puedan recibir subvenciones (no préstamos, por tanto ningún reembolso se requiere) de la Small Business Administration, que les ayudará a cubrir sus costos de nómina hasta el 30 de junio.

Solicite exoneraciones para seguir operando

Pensilvania, Nueva Jersey y Delaware ya han emitido órdenes de cierre para los negocios considerados no esenciales o que no sean de primera necesidad. Si su negocio no es esencial, por favor, mantenga a su gente (y a usted mismo) en casa y a salvo.

Sin embargo, si usted cree que su negocio también debería ser autorizado a continuar sus operaciones, puede solicitar una exención en los sitios web de cada estado (PA y NJ). Recuerde que incluso si no se le permite continuar las operaciones en sus instalaciones, ambos estados le están permitiendo seguir haciendo negocios mientras todos se queden en casa.

Si necesita ayuda para organizar a sus trabajadores de forma remota, los grandes proveedores de video conferencias en línea como Zoom y Microsoft están ofreciendo incentivos y descuentos financieros.

Obtenga ayuda de su estado

En este momento, la mayoría de los estados de todo el país están esperando que el gobierno federal les ofrezca asistencia, y están guiando a sus pequeños negocios hacia la Small Business Administration. Sin embargo, Pensilvania y Nueva Jersey actualmente tienen una serie de préstamos comerciales y otros programas de recursos que pueden ofrecer financiamiento de bajo costo a las empresas necesitadas.

Tenga en cuenta que la mayoría de estos programas están orientados a la expansión y la contratación, en lugar del flujo de efectivo de emergencia, pero puede haber espacio para negociar, si usted aplica. También, si necesita asesoramiento o consejería gratuita para ayudarle a superar estos tiempos, puede comunicarse con los asesores de Small Business Development Centers en las universidades Temple, Lehigh y Rutgers.

Obtenga ayuda de la ciudad

El lunes 23 de marzo, la Ciudad de Filadelfia y la Corporación de Desarrollo Industrial de Filadelfia (PIDC, en inglés) lanzaron el Fondo de Ayuda para Pequeñas Empresas COVID-19, un programa de subvenciones y préstamos de más de $9 millones de dólares para apoyar a las empresas con dificultades o que apenas están a flote en la ciudad.

El fondo está diseñado para ayudar a las empresas con menos de $5 millones de dólares en ingresos anuales a cumplir con la nómina del negocio y a salvar empleos amenazados por la propagación del virus.

La ciudad también está retrasando las fechas de presentación y pago de impuestos inmobiliarios y algunos impuestos comerciales. Para los propietarios de propiedades comerciales y residenciales que no pueden pagar el impuesto a la propiedad antes del 31 de marzo, el Departamento de Ingresos ha extendido la fecha límite por 30 días.

La fecha de vencimiento para los impuestos inmobiliarios de 2020 es ahora el 30 de abril. La fecha límite para solicitar un plan de cuotas para pagar los impuestos inmobiliarios de 2020 también se extendió al 30 de abril. Las empresas pueden solicitar asistencia de fondos en www.phila.gov/COVID-19, en el apartado para el alivio de negocios.

Obtenga su reembolso de impuestos ahora

El Departamento de Tesorería ha extendido la fecha de presentación de declaraciones de impuestos personales hasta el 15 de julio, incluyendo el requisito de hacer sus pagos finales de 2019. Sin embargo, si cree que le corresponde un reembolso del año pasado, entonces le recomiendo que presente sus impuestos lo antes posible para que pueda reclamar ese dinero. No se pueden pagar reembolsos hasta que todos los formularios estén entregados. Hable con su contador.

Considere a sus empleados

Creo que cuando la pandemia sea controlada, los negocios volverán a sus operaciones rápidamente y la demanda de empleados volverá a ser fuerte. La nueva legislación federal exige a los empleadores con menos de 500 empleados que paguen por el tiempo de ausencia por enfermedad y familia.

Sin embargo, habrá un crédito fiscal disponible y alivio de los impuestos sobre la nómina. Y si tiene menos de 50 empleados, el Departamento de Trabajo tiene la autoridad de excluirlo del cumplimiento de esta regla, si dicha póliza “pondría en peligro la viabilidad del negocio como una preocupación constante”.

Un gran resumen de todas sus consideraciones en el lugar de trabajo se encuentra en el sitio web de Fox Rothschild de Filadelfia. Piense a largo plazo: necesitará a sus empleados (y ellos necesitarán sus trabajos) antes de lo que usted piensa, así que comuníquese, eduque y cuide de ellos.

Vuelva a visitar a sus proveedores

Su objetivo es ahorrar efectivo. Así que vaya a sus proveedores y vendedores más grandes (ya sabe quiénes son) y solicite ayuda. Hay grandes empresas, como Facebook y JP Morgan, están ofreciendo subvenciones a pequeñas empresas. Pero, otros grandes vendedores también están colaborando.

Gigantes locales como PECO y Comcast están ofreciendo programas para ayudar no solo a los clientes-individuos, sino a sus clientes-pequeños negocios también.

Los prestamistas en línea como Kabbage y grandes bancos desde Capital One a Wells Fargo están excluyendo las tarifas y extendiendo los plazos de pago. Incluso algunos propietarios como Nathan Nichols de Filadelfia están ofreciendo diferir los pagos. ¿Por qué? Porque, como Daniels, muchas grandes corporaciones quieren “aliviar un poco el estrés” entre sus inquilinos y clientes.

Llame a sus proveedores más grandes y solicite ayuda. Si usted es como muchos de mis clientes, las respuestas lo animarán. Quieren mantenerlo en el negocio tanto como usted.

No hay que endulzarlo: esta es una mala situación. Y probablemente continuará hasta el verano. Si está dirigiendo un restaurante, una tienda o un negocio que ha sido cerrado debido a esta pandemia, lo simpatizo mucho. Pero nosotros, como dueños de negocios, debemos estar a la altura de las circunstancias. Tenemos compañías que dirigir y empleados que confían en nosotros.

Siga estas sugerencias. Ahorre efectivo. Aguante la tormenta. Saldremos bien.

La periodista Barbara Laker contribuyó a esta columna.