Estamos en verano y después de meses de órdenes de estancia en casa y refugio en el lugar, algunos de nosotros realmente necesitamos unas vacaciones.

Pero, ¿se puede ir de vacaciones ahora mismo? Sí. La orden de quedarse en casa ha sido levantada y los residentes de Pensilvania están “libres para viajar”, dice Nate Wardle, el secretario de prensa del Departamento de Salud de Pensilvania.

Sin embargo, en medio de una pandemia, no es tan fácil. El Departamento de Salud dice que todavía estamos “más seguros en casa” y que debemos considerar salir de nuestras casas solo para actividades esenciales, como si nada hubiera cambiado. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. resaltan que viajar “aumenta sus posibilidades de contraer o propagar COVID-19” y que permanecer en casa es la mejor protección contra enfermarse.

Así que, aunque puede viajar, es importante pensar si debería hacerlo. Si bien puede mitigar el riesgo de enfermarse, no puede eliminarlo. Aquí está lo que necesita saber:

¿Qué pasa si decido viajar?

A continuación, le explicamos cómo pensar en su riesgo:

  • Tome las precauciones habituales. Los consejos de los CDC ya son familiares y usted debe permanecer atento siempre: lávese las manos con frecuencia, no se toque la cara, manténgase a seis pies de distancia de los demás y use una mascarilla.
  • Recuerde: el problema es la gente. “Esta es una infección que se asocia con la densidad —mucha gente— y la duración de la exposición”, dice Seth Welles, profesor de epidemiología y bioestadística en la Escuela de Salud Pública Dornsife de la Universidad de Drexel. “Si puedes pensar en ello, puede reducir su riesgo”. Por lo tanto: afuera es mejor que adentro, las áreas menos pobladas pueden ser más seguras que las áreas más densas. Y es posible propagar el virus sin sentirse enfermo. Trate de no sea esa persona.
  • Infórmese sobre lo que está sucediendo en el lugar a donde va. Wardle dice que es una buena idea revisar las estadísticas locales de coronavirus, como el número de casos en el área, antes de ir. “Al igual que si alguien viajara a Florida durante la temporada de huracanes, quiere asegurarse de que no llegue ningún huracán”, dice. “Haga lo mismo, en este caso”. También debe saber cuáles normas locales están vigentes. Por ejemplo, si tendrá que ponerse en cuarentena cuando llegue allí.
  • Mantenerse local puede ser más seguro, dice Michael LeVasseur, profesor asistente visitante de epidemiología y bioestadística en la Escuela de Salud Pública Dornsife de la Universidad de Drexel. De esa manera, dice, puede evitar la exposición que pueda tener durante un largo viaje por carretera. “Si viaja a través del país y tiene que parar cada 12 horas para descansar, tal vez se repitan las exposiciones a lo largo del tiempo en más lugares”, dice LeVasseur. “Yo me quedaría local”.

¿Es seguro volar ahora?

Mientras que la idea de pasar un período prolongado de tiempo con extraños en un espacio cerrado como un avión puede ser preocupante, el riesgo de contraer el coronavirus en un vuelo puede ser relativamente bajo, dice Welles. “La gente no se da cuenta de que el aire en los vuelos se filtra 30 veces por hora”, dice. “La mayoría de las veces, tienen filtros HEPA, por lo que están eliminando el 99% de las partículas, incluidos los virus”.

Las aerolíneas también están tomando medidas adicionales para reducir el riesgo de infecciones, como procedimientos de limpieza mejorados, bloqueo de asientos para permitir el distanciamiento físico y exigir a los empleados e invitados que usen mascarillas. Algunas aerolíneas incluso han instituido controles de temperatura y no permiten que los clientes vuelen si tienen fiebre (aunque es posible propagar el virus y no mostrar síntomas).

El aeropuerto, sin embargo, es otra historia. La razón del mayor riesgo: las multitudes, dice Stephen Gluckman, director médico de Penn Global Medicine y profesor de medicina en el Hospital de la Universidad de Pennsylvania.

¿Es seguro viajar en auto?

Viajar en coche puede ser una opción más segura, dice Wardle, especialmente si es su propio vehículo y viaja con personas con las que ya ha estado, como su familia. Además, puede controlar su entorno más en un automóvil en comparación con un lugar como un aeropuerto, dijo.

Un problema: paradas de descanso y el uso del baño. Cuando tenga que hacer una parada, Welles sugiere usar guantes, lavarse las manos y usar una mascarilla. Empacar su propia comida también puede ser una buena idea, por lo que puede reducir su exposición en áreas de descanso.

Si necesita alquilar un vehículo, Gluckman sugiere limpiar el automóvil usted mismo desde que lo reciba. Muchas compañías de alquiler de vehículos ahora tienen procedimientos de limpieza mejorados, como Hertz, que sella los vehículos después de un proceso de limpieza de 15 pasos, o Enterprise, que ofrece un “compromiso de limpieza completa”, que implica la desinfección de áreas de alto contacto. Pero, no cae mal hacerle una limpieza adicional.

¿La playa es segura?

Estar afuera, dicen los expertos, permite que las partículas de coronavirus se difundan a través del aire más fácilmente, pero estar afuera no viene sin riesgo. La preocupación al hacer un viaje a la playa, dice Gluckman, es poder distanciarse físicamente de los demás.

“No me preocupa que la gente lo contraiga del océano o de una piscina. Es lo cerca que está la gente”, dice. “Si puede sentarse en una playa a seis pies de otras personas, creo que está a salvo”.

Manténgase alejado de los lugares populares. Welles sugiere elegir un área que es probable que esté menos concurrida; Wardle recomienda ir a la playa más temprano en el día cuando podría haber menos gente. Y sí, debe usar una mascarilla, especialmente en playas abarrotadas y malecones, pero no deje que se moje o ensucie.

¿Qué tal acampar?

Al igual que ir a la playa, acampar puede ser menos arriesgado que estar adentro, pero todavía hay que tener cuidado.

“Un campamento generalmente se individualiza, pero si está en un campamento y va a la piscina con 50 personas, el riesgo está ahí”, dice Wardle. “Dependiendo de los pasos que esté tomando, podría ponerse en riesgo”.

Los baños del campamento, dice Gluckman, podrían ser “un poco dudosos”, así que tome precauciones o, si tiene los medios, alquile un coche caravana o una cabaña para tener su propio baño. Y si va de excursión, dice Welles, traiga una mascarilla y aléjese de los demás, ya que las rutas de senderismo pueden estar muy ocupadas.

El Departamento de Conservación y Recursos Naturales de Pensilvania favorece esas medidas y dice que se debe evitar el senderismo en grupos. Solo vaya con personas con las que ya ha estado y si usted está enfermo, quédese en casa.

¿Puedo ir a un hotel?

Si planea alojarse en un hotel o una propiedad de alquiler durante sus vacaciones, Gluckman sugiere averiguar cómo están limpiando sus habitaciones y limpiar el espacio usted mismo una vez que llegue allí. Actualmente muchos hoteles tienen prácticas de limpieza más estrictas, como las directrices de “Estancia Segura” de la American Hotel & Lodging Association, y la Iniciativa de Limpieza Mejorada de Airbnb incluye un período de vacante de 24 a 72 horas entre los huéspedes.

Un problema complicado con los hoteles: los ascensores, dice Welles, porque dificultan el distanciamiento físico y no tienen buena ventilación. Pero, al menos su exposición es corta, dice LeVasseur. Aún así, considere subir las escaleras.

Gluckman dice que una propiedad de alquiler puede ser más segura, siempre que se desinfecte adecuadamente, si elimina el problema del ascensor. Son más autónomos que los hoteles, por lo que es posible que no esté expuesto a tantas personas. (Welles no está de acuerdo, diciendo que los hoteles están “haciendo todo lo posible para ser extremadamente limpios”).

“Creo que una propiedad de alquiler, si vas a alquilarla por una o dos semanas, probablemente sea un poco más segura que un hotel”, dice Gluckman. “Si usted es autónomo, no es diferente de cuando está en casa”.

Traducido del inglés por Solmaira Valerio, con la edición de Gabriela Rivera y Jesenia De Moya Correa. Estas traducciones son una iniciativa de Kensington Voice, como parte del colectivo periodístico Broke in Philly.

The Philadelphia Inquirer es una de las más de 20 organizaciones de noticias que producen Broke in Philly, un proyecto de periodismo colaborativo sobre soluciones a la pobreza y esfuerzos en la ciudad hacia la justicia económica. Vea todos nuestros reportajes en www.brokeinphilly.org.